Hágalo usted mismo: ¿Cómo abrirse una ceja?


Inventario de Cosas que sólo a mí me pasan folio #589203402

Ayer, en cuanto empezó a oscurecer, me fui a mi cama un ratito. Estaba revisando mi facebook cuando de pronto, y sin querer, me quedé dormida con la laptop on the lap.

Como de costumbre y por salud, había tomado mucha agua, así que me despertó la necesidad de ir al baño.

Sentía tanto sueño que, al llegar al baño, ni siquiera encendí la luz.

Tenía prisa por regresar a dormir así que, al salir, abrí apresuradamente la puerta.

Estaba lo suficientemente consciente como para haber llegado al baño, pero no lo suficiente como para medir mi fuerza al abrir la puerta, y tampoco para medir la distancia que había entre el filo de la puerta y mi cara (y aunque hubiera estado consciente, no suelo llevar mi dinamómetro, ni mi cinta métrica al baño). Y… fallé. ;S

Inmediatamente, tuve que encender la luz para poder anotar las placas del trailer que me acababa de atropellar. Estaba tan adormilada que no había sentido bien el dolor, pero un par de segundos después, la mitad de mi cara empezó a doler tanto que tuve que cubrirla con mi dos manitas, y ya no pude anotar las placas. ;(

Un minuto después, sentía punzadas horrorosas principalmente en la ceja izquierda y me retorcía del dolor en el piso.

Una eternidad después (es decir, otro minuto, en tiempo indoloro), por fin pude quitar las manos de mi cara. La mala noticia es que el trailer ya había huido, la buena es que había poca sangre en mis manos. ;S

¡¡¡SANGRE!!! Una de mis pocas razones para no haber estudiado medicina, y mi único motivo para esperar ansiosamente la menopausia.

Me vi en el espejo; noté que tenía abierta la ceja y media cara morada.

Por fin regresé a mi cama a tratar de dormir, pero el dolor no me lo permitía. De pronto empecé a sentir adormecida la cara y, en lugar de asustarme y salir corriendo a un hospital, aproveché la distracción para quedarme inconsciente, tanto que ni siquiera escuché varias llamadas perdidas teniendo el celular justo al lado.

Acabo de reaccionar y no he visto cómo sigue mi cara. Tengo miedo de ir al baño y descubrí que, al abrir la puerta, también me pegué con la pared en el brazo, pero, como el dolor fue opacado por el de la cara, no me había dado cuenta hasta ahora. -_¬

He abierto puertas millones de veces y en diversas circunstancias. Sigo analizando la situación una vez tras otra, y aún no entiendo cuál fue mi error en esta ocasión.

Estoy viendo la hora y acabo de notar que ha transcurrido al menos una hora desde que empecé a escribir, y todavía no me puedo armar de valor para salir de mi recámara, porque hay una puerta cerrada que me separa de mi libertad. ;'(

¡Que alguien me dé motivos para salir de mi autosecuestro! Y_T


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.