El peso del pasado


“Mañana desayunaré pasado” le entendí a Melissa, cuando en realidad dijo: “mañana desayunaré pesado”. Inmediatamente la imaginé comiéndose recuerdos, en lugar de chilaquiles con huevo, que era a lo que se refería. Ella calificó mi malinterpretación de “surrealismo verbal” y reímos.

Al poco rato, me fui a cenar pesado, porque me resultó indigesto el pasado. Es decir, salí a distraer mi mente poniendo de pretexto la comida. No tenía hambre, como en las últimas semanas, pero nada mejor para distraer la mente, que distraer el estómago, o cualquier otra víscera. Así comprendí que, al leer a Melissa, vi “pasado” porque estaba recordando memorias indigestas. Y esa traición del subconsciente me llevó a escribir esto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.